Educación pone en marcha un programa pionero para controlar y erradicar el absentismo escolar

16.07.2012

La Mesa Regional ha aprobado la orden que regula el Programa de Prevención, Seguimiento y Control del Absentismo Escolar (PRAE) Se define por primera vez qué se entiende por absentismo y se establecen los protocolos para controlar las faltas de asistencia, los pasos a seguir cuando se detecta un caso y quiénes intervienen en cada momento

El consejero de Educación, Formación y Empleo, Constantino Sotoca, presentó hoy el Programa Regional de Prevención, Seguimiento y Control del Absentismo Escolar y Reducción del Abandono Educativo (PRAE), “una de las iniciativas más importantes para prevenir, controlar y erradicar este fenómeno en la Región”.

La Mesa Regional de Absentismo, en la que están representadas todas las partes implicadas, Administración regional, ayuntamientos, servicios sociales, órganos judiciales, federaciones y asociaciones de padres y madres, y de alumnos, dio hoy luz verde a la orden que regula este programa y que se pondrán en marcha a partir del próximo curso escolar 2012-2013.

Para el consejero es “un paso decisivo después de un esfuerzo muy importante para poner a disposición de los centros el mejor instrumento de prevención, seguimiento y control del absentismo que jamás hayamos tenido”. En este sentido, aseguró que “nos permitirá seguir ganando la batalla al absentismo y, por tanto, contribuir al éxito escolar y mejorar las perspectivas de futuro de nuestros alumnos”.

 

Sotoca subrayó que se trata de una normativa pionera, no sólo en la Región sino en toda España, ya que, “por primera vez, una orden define qué se entiende por absentismo, establece los procedimientos para controlar las faltas de asistencia y determina qué hacer cuando se detecta un caso, quién interviene en cada momento y a quién derivarlo cuando no fructifican los pasos previos para solucionarlo”.

El programa incluye una serie de medidas en materia de prevención que deberán incorporar los centros educativos a su programación general anual, entre las que destacan la realización periódica de campañas de sensibilización y concienciación dirigidas a las familias, así como actuaciones que favorezcan la acogida y la adaptación de alumnos recién incorporados o que se incorporan tras un periodo de ausencia”.

Además, como medidas preventivas, es importante, dijo el consejero que “los centros promuevan actuaciones específicas para la detección y valoración de los alumnos que pueden presentar algún riesgo de absentismo, de forma que se pueda ajustar una respuesta educativa que favorezca su permanencia en el centro”. Impulsar la cercanía de los alumnos y sus familias con el centro educativo es otra de las propuestas del programa, para lo que “será necesario promover la acción tutorial y cuantas actividades favorezcan más tiempo de permanencia en el centro”

Control y registro de las faltas de asistencia

En cuanto al control de asistencia a clase, Sotoca subrayó que el nuevo programa “establece el procedimiento que deberán seguir los centros educativos para controlar las faltas de asistencia”, que pasa por un registro diario de las ausencias por parte de los tutores en Primaria y los profesores de cada materia en Secundaria, quienes reclamarán y custodiarán los justificantes correspondientes y valorarán si están debidamente razonados.

Los padres podrán recibir una comunicación inmediata de la ausencia de sus hijos a través de un mensaje de texto en el número de teléfono que previamente hayan facilitado. Además, las familias podrán estar permanentemente informadas de estas ausencias por otros canales de comunicación, como la Web de padres.

En aquellos casos en los que se detecte alguna irregularidad en la asistencia de los alumnos, se activará el Protocolo de Intervención, Seguimiento y Control del Absentismo Escolar, que estará determinado principalmente por el número de faltas de asistencia injustificadas que acumule el alumno al cabo de un mes.

Así, la orden establece que se considerará asistencia irregular cuando el porcentaje de faltas alcance entre el 10 y el 20 por ciento del total del horario lectivo mensual (en jornadas o periodos lectivos). Del mismo modo, la Consejería de Educación entenderá una conducta absentista cuando exista una falta injustificada frecuente o continuada que supere el 20 por ciento del horario lectivo mensual. Asimismo, la orden define el absentismo absoluto, o desescolarización, cuando se trate de alumnos menores de edad que no hayan formalizado su matrícula en un centro educativo o habiéndola formalizado no hayan asistido nunca.

Sotoca subrayó que “el protocolo regula y sistematiza todas y cada una de las actuaciones que deberán seguir los centros y los procedimientos para la apertura, el seguimiento y el cierre de los expedientes de absentismo”. Entre ellas, destacó las entrevistas, comunicaciones y reuniones con los padres, visitas al propio domicilio familiar y hasta planes individuales de intervención socioeducativa.

El titular de Educación explicó que “si tras la intervención, que podríamos considerar de carácter más educativo, persistiesen las ausencias y las faltas sin justificar, se pondrá en marcha el Protocolo de Derivación, en el que intervendrán tanto los Servicios Sociales municipales y la propia Consejería, como la Dirección General con competencias en protección de menores y la Fiscalía, en caso de que hubiera una desprotección del menor.

Para Sotoca, “la coordinación y la participación de todos los organismos implicados, así como los protocolos y procedimientos que recoge esta orden son tan novedosos como necesarios para erradicar un problema que no es exclusivamente educativo sino también social”.

Un Plan de Absentismo en cada municipio

El consejero explicó que se van a desarrollar otras muchas actuaciones en el marco de este programa, que “van a ser también decisivas para combatir el absentismo escolar y reducir el abandono educativo”, entre las que citó la formalización de convenios con los ayuntamientos de la Región para impulsar planes municipales de absentismo y abandono. La intención, dijo Sotoca, es que “todos los municipios cuenten con su propio plan de absentismo y que, de acuerdo a la realidad de cada uno de ellos, se adopten medidas que favorezcan la permanencia del alumno en el sistema educativo”.

La Consejería impulsará, asimismo, estudios y análisis locales que permitan ajustar permanentemente nuevas actuaciones en función de las necesidades de cada zona geográfica y pondrá en marcha una formación específica sobre absentismo y abandono escolar, dirigida tanto a docentes como a profesionales de otras administraciones con competencias en la materia, y a familias.

Una formación que “facilite herramientas a los docentes, que dinamice la coordinación entre administraciones y que promueva las escuelas de padres y madres en los centros para sensibilizar a las familias”. En este sentido, subrayó que “la Región de Murcia es la única comunidad autónoma que desarrolla anualmente formación específica para el profesorado en materia de absentismo y abandono escolar, como línea prioritaria del Plan de Formación Regional”.

Balance del Plan Regional de Absentismo

El titular de Educación recordó el esfuerzo y el trabajo desarrollado por la Consejería y todas las instituciones implicadas desde puesta en marcha del Plan Regional de Absentismo, en junio de 2010. Un plan que “ya ha cumplido con más del 50 por ciento de las 66 medidas contempladas en el documento”, entre las que destacó la creación de los planes para la mejora del éxito escolar o el incremento de aulas ocupacionales, con las que ya cuentan 11 municipios y que benefician a unos 200 alumnos.

Asimismo, subrayó el desarrollo de planes de acogida en los centros para aquellos alumnos que cambian de etapa o que presentan riesgo de exclusión social, o la ampliación de los programas de refuerzo escolar para motivar la asistencia regular a clase de los alumnos absentistas.

Otra de las medidas puestas en marcha en el marco de este Plan ha sido la elaboración de programas individuales de intervención con alumnos y familias por parte de los profesionales técnicos de servicios a la comunidad. Una figura, destacó Sotoca, “muy importante en los centros educativos, que ya está presente en el 70 por ciento de los institutos de la Región, con más de 100 profesionales dedicados fundamentalmente a erradicar el absentismo escolar”.

 

descargar representacion-grafica-proceso-intervencion-absentismo